El shock de la derecha

Cuando el mundo intelectual pensaba que el problema radicaba en Cataluña no podía dejar de pensar en el problema de trasfondo, el odio, el nacionalismo, ideas que creía que solo encontrabas en estados radicales y por decir algo poco democráticos.

Puedo entender el porque del auge de la extrema derecha, si no es más que miedo e ignorancia, consumismo y palabras bonitas, odio y efecto grupal del cual puedes sentirte parte y desde luego es lo fácil. El populismo radical siempre ha tenido eso a su favor. Lo fácil siempre es dejar de pensar y dejarse llevar, y más en zonas donde la educación tiene tasas de abandono tan grandes.

Ahora quiero que pienses, y sobre todo si eres de derechas en esto: ¿Realmente crees que las soluciones más correctas son las que harían daño a tantos? Quiero que pienses en si el odio en cualquier ámbito de la vida a llevado a algo bueno. La respuesta es no. Siempre que hay ideas que rayan el fascismo hay increíbles pérdidas tanto internas como externas.

Si quieres odiar a algo, odia al odio. Sé como puede sonar pero es cierto, solo tiene que existir un tipo de intolerancia, y es hacia ella misma. No puedes apoyar políticas partidarias de expulsar a inmigrantes a su país, donde en el mismo ya se están cometiendo genocidios, no puede apoyar por simple empatía algo de este calibre.

Este es otro de los puntos a observar. ¿ A muerto la capacidad de empatizar? o ¿es simplemente una mala educación? La respuesta es muy compleja y dado que es un artículo de opinión no espero que estéis de acuerdo conmigo, pero intentaré cambiar ese punto. Hay una clave existencial en nuestro mundo humano y la de sociedad. El simple hecho de ser de una sociedad implica una cohesión como grupo, una diferenciación ante otro y así hasta formar una cultura, es increíble y muy bonito siempre y cuando se entienda que esto es dinámico, que puede cambiar y que lo hace. Si juntamos estas dos ideas debemos comprender que si conseguimos empatizar y dejar el egoísmo o el victimismo y entender la dinámica social, podemos comprender que el fascismo no tiene cabida en ningún lugar.

Lo peor que me he encontrado es gente que apoya a la extrema derecha, en nuestro caso Vox, en España, es que ni siquiera se sabe su programa, no sabe que podrían hacer, solo saben lo que ven, o que les prometen un mundo mejor a costa de inmigrantes o «comunistas» como llaman al resto no partidario de su ideología. Ellos no son el problema, ellos no roban millones en obras que nunca acaban, ellos no corrompen terrenos, ni firman cheques, ni controlan empresas, ni privatizan servicios, ni encarecen luz, agua o gas, ellos no son responsables de esto.

Te pido que leas el programa de lo que votas, pero sobre todo te pido que no actúes y que no pienses, tu podrías estar en ese mismo mundo y solo por empatía o egoísmo seguro que no te gustaría ser víctima de algo como tu procedencia, tu cultura, tu lengua, tu color de piel o la forma de pensar.

Sobre el Autor

A.OlmedoS.
Estudiante de biología, blogger, lector por diversión, inconformista y luchador.

Sé el primero en comentar en «El shock de la derecha»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*