No siempre la sangre es roja.

 

Todos sabemos que la sangre es de color rojo, y no es nada más que debido a una proteína llamada hemoglobina, presente en los eritrocitos (glóbulos rojos). Sin embargo, en ocasiones hemos podido observar variaciones en el tono o un color totalmente distinto al rojo. ¿A qué se debe?

¿Qué son los eritrocitos?

Los eritrocitos o más comúnmente conocidos como glóbulos rojos son las células más abundantes del plasma sanguíneo, su citoplasma contiene en mayor grado la proteína de estructura cuaternaria denominada hemoglobina, la cual proporciona el color rojo. Debido a su átomo central de hierro, su función es transportar el oxigeno hacia los diferentes tejidos del organismo. La falta de glóbulos rojos es denominada anemia.

Si bien, en diferentes momentos de nuestra vida hemos podido observar que la sangre no tiene siempre la misma tonalidad de rojo. Esto se debe a que cuando la hemoglobina capta el oxígeno para transportarlo desde los pulmones hasta los tejidos, la encontramos en forma de oxihemoglobina y por ello, la sangre posee un rojo más brillante y claro. Por el contrario, cuando se encuentra en ausencia de oxígeno, la observamos de un rojo más oscuro.

Diferentes colores de la sangre

Para empezar, la mayoría de los vertebrados poseen sangre de color rojo, pero en la mayoría de los artrópodos y moluscos poseen ‘hemolinfa’, un homologo de la sangre y la linfa de los vertebrados.Un ejemplo de ellos es el reconocido cangrejo herradura (Limulus polyphemus).Este líquido circulante poseen una proteína cuya función es equivalente a la que realiza la hemoglobina, denominada hemocianina.

A diferencia de contener como átomo central el hierro, la hemocianina presenta dos átomos de cobre en su centro activo. Debido a ello, el líquido circulante es de color azul verdoso. Sin embargo esto no es todo, ya que hay especies que poseen la sangre de otros colores distintos al rojo y al azul, a pesar de presentar hemoglobina o hemocianina.

Cangrejo herradura (Sangre azul)

Limulus polyphemus (Cangrejo herradura)

¿A qué se debe este fenómeno?

Bien, principalmente se debe a la presencia de otras moléculas cuya función no está relacionada directamente con la respiración. Ejemplos de ellas son: la proteína vanabina, que proporciona un color amarillo a la sangre y es propia del subfilo Urochordata; las biliverdinas, que son unos pigmentos de color verdoso y que proceden del catabolismo de la hemoglobina y la posee la especie Belone belone o pez aguja y especies relacionadas de peces marinos; etc.

Sangre verdosa en pez aguja

Belone belobe (Pez aguja)

Sobre el Autor

Yaiza Ovejano González
Estudiante de Medicina Veterinaria.

2 comentarios en «No siempre la sangre es roja.»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*